Todos los ciclos de producción son supervisados bajo rigurosos estándares de calidad y seguridad sanitaria. El proceso de control empieza con la investigación y desarrollo de los productos, continúa durante la etapa de fabricación y culmina con el almacenaje y distribución.

El proceso de producción de la palma aceitera se detalla a continuación:

  1. Instalación del vivero. Aquí la planta permanece 8 meses en promedio.
  2. Siembra en campo. Se hace de acuerdo a un riguroso plano de orientación y distancias, que busca asegurar el normal desarrollo de la palma.
  3. Mantenimiento de la planta. Se realiza hasta los 3 años, antes de dar inicio a la cosecha industrial. En ese lapso se llevan a cabo las tareas de polinización, fertilización, evaluación y control de plagas.
  4. Cosecha industrial. Se deben seguir una serie de calificaciones de calidad de la fruta en campo, teniendo como indicadores al racimo maduro y verde, fruta suelta y pedúnculo largo.
  5. Centro de producción. Aquí es sometido a procesos de esterilización para posteriormente ser prensado, obteniéndose un jugo rico en aceite.
  6. Decantación natural. A través de este proceso se recuperan los aceites y una almendra que luego se vuelve a prensar para obtener el aceite de palmiste.
  7. Refinación. El aceite es fraccionado en líquidos y sólidos. El primer producto, oleína de palma, es la base para la elaboración del aceite comestible; el segundo producto, la estearina de palma, se utiliza principalmente para la producción de manteca y jabones. Los subproductos, como la fibra o bagazo de los racimos, sirven como combustible sólido para los calderos, que a su vez generan vapor para mover turbinas y producir electricidad.

Certificaciones

Palmas del Espino e Industrias del Espino cuentan con las certificaciones ISO 9001:2008 e ISO 14001:2004 que permiten tener un mayor control de nuestras actividades y garantizar la calidad de nuestros procesos.